Pelota de Fútbol para Cristina

Esta pelota la he hecho para mi amiga Cristina, una gran seguidora del Real Jaén C.F., para celebrar el ascenso a 2ª División A (Liga Adelante), que mejor que esta pelota de fútbol con los colores Blanco y Morado, colores representativos del Real Jaén y de la ciudad de Jaén. Estoy seguro que la va a disfrutar.

esdovi_pelota_african_flower_crochet_01

esdovi_pelota_african_flower_crochet_02

La proxíma pelota que haga, le toca a mi sobrino Alvaro, la siguiente para él.

Cojín Minotauro.

Este cojín lo he realizado par mi amigo Luis, a él le gusta hacer dibujos abstractos y he decidido usar uno de sus dibujos y representarlo en el cojín.

Está realizado con punto tunecino y con aguja de 3mm. El tamaño final del cojín es de 40 cm x 40 cm.

La parte complicada de realizarlo es el hecho de usar una lana fina (necesario para poder sacar un dibujo que medio salga bien) y el cambio de color para poder ir haciendo cada uno de los puntos del dibujo.

Pelota de Fútbol

Una pelota de fútbol, algo menos reglamentaria que las que se usan para jugar cualquier tipo de torneo (no creo que la usen en ningún mundial), pero muy conseguida. La he hecho con hilo que tenía de sobra, lástima que solo tuviese 3 colores, con unos cuantos colores más, se habría quedado mejor. Una vez terminada se queda muy chula y muy agradable al tacto, sirve tanto para juego para los niños, como para usarla como almohada.

Para realizarla he tenido que hacer cada uno de los pentágonos y hexágonos de forma independiente y luego coserlos, los hexágonos son el típico conocido como “African Flower”. En el siguiente enlace se puede ver un tutorial de como hacer la “African Flower”.

Para hacer los pentágonos, se puede acceder a la web donde se explica como ir haciéndola dentro de “Crochetbug”.

Y por último, una explicación para ayudar a ir uniendo los diferentes pentágonos y hexágonos para realizar la pelota. Uniendo piezas

Una vez que se han unido casi todas las piezas, se va rellenando con cualquier tipo de fibra de relleno, hasta que tenga la consitencia deseada, cuanto más apretado esté el relleno mejor se queda.

GRACIAS Abueli

Aquí empezó todo, verano de 2001, ese fué el año en el que empezé con el ganchillo. Todo ocurrió por culpa de un sueño.

Mi abuela era una experta ganchillera, siempre estaba inventando algo de ganchillo, donde estuviese y todas sus amigas el preguntaban las dudas a ella. En el sueño veo que algún día ella no estará y que no se debe perder ese conocimiento de hacer ganchillo, con lo que lo primero que hago al levantarme es buscar a mi abuela y decirle que me enseñe a hacer ganchillo. Su primera reacción, “No hace falta que aprendas, yo te hago lo que tu quieras”. Eso era cierto, quiesiese lo que quisiese sabía que me lo haría, pero al final conseguí convencerla para que me enseñase.

Lo primero que hizo, fue ponerme a hacer cadeneta, mucho rato con la cadeneta, nunca se terminaba, poco a poco me enseño un par de puntos más y ahí ya me enganché. El problema es que con eso me aburria, necesitaba hacer algo, tenía que tener un objetivo, con lo que decidí ponerme manos a la obra y buscar algo para hacer. Al poco tiempo, Elena, mi novia por aquel entonces, encontró un patrón de un chal en una revista, con lo que ese fué el objetivo. Ese verano, en la playa, me puse con el patrón y al final salió el objetivo.

Una vez terminado el chal, ya sólo me quedaba seguir haciendo nuevas cosas, leyendo libros, viendo instrucciones de como hacer ciertos tipos de puntos, comprando libros, agujas, … desde entonces no pude parar de hacer ganchillo y así hasta hoy, sigo haciendo ganchillo y como digo en el título de la entrada, GRACIAS a mi abuela.

Esta entrada no es por explicar como empezé a aficionarme al ganchillo, sino para dar las gracias a mi abuela por haberme iniciado en este mundo y para ternerla presente siempre. Por desgracia, desde el pasado 1 de Febrero no la tengo presente, pero sólo físicamente, en cada cadeneta que haga, ella estará presente.

Seguiré pensando que le enseño todo lo que hago y que ella estará al tanto de todos los trabajos que hago.